Evo y su gobierno se reunieron además con veedores de la Unión Europea

Bolivia pide a la OEA auditoría del cómputo y pide respeto por el resultado

Luego del intento desestabilizador de la oposición boliviana que produjo incendios y destrozos a edificios públicos, el gobierno de Bolivia solicitó a la OEA una exhaustiva “auditoría especial” al cómputo de las actas electorales de las elecciones presidenciales que son cuestionadas por los opositores al gobierno del presidente Evo Morales. En ese marco y a dos días del sufragio, ratificó que respetará el veredicto de las urnas, cualquiera sea el resultado.

“Hemos entregado la nota oficial al secretario de la OEA, Luis Almagro, en Washington. Estamos solicitando que se haga una auditoría, una verificación una a una de las actas de votación del pasado 20 de octubre”, anunció este martes el canciller Diego Pary en una conferencia de prensa.

“Ya será la OEA en función a su disponibilidad técnica, sus recursos, que decida cuando iniciar este proceso, pero estamos solicitando en el marco de la transparencia que se puede iniciar a la brevedad posible”, complementó.

La misión de observadores de la OEA, mediante un comunicado, hizo conocer su “profunda preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares” y anuncio que “dará un informe con recomendaciones de cara a una segunda vuelta”. El pronunciamiento surgió sobre la base de los resultados preliminares.

“Nos hubiese gustado que el pronunciamiento de la OEA sea ya sobre el resultado final, pero también entendemos y respetamos que por los tiempos que toma el conteo final ha tenido que sacar un informe ayer”, señalo Pary al respecto.

Pary destacó que las misiones electorales solo acompañan al proceso y que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) es el que “define cuál es resultado de las elecciones y eso es lo que corresponde a todo país que goza de su soberanía y ejerce plenamente de ella”.

“Esa es la institución que al final hará conocer los resultados”, insistió el titular del Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia.

Más allá de la polémica, “nosotros somos los más interesados en que el proceso electoral se puede transparentar, nosotros vamos a respetar el resultado que pueda emitir el TSE sea cual sea el resultado”, remarcó.

Recordó que Bolivia invitó a Argentina, Brasil, Gran Bretaña y Estados Unidos para que fiscalicen el conteo final. A este última enviaron una nota verbal con el mismo tenor.

“Nosotros, como Gobierno, estamos ofreciendo todas las garantías de la transparencia. Qué mayor transparencia exige la oposición. Si la oposición con sus delegados acompañados por la Iglesia, por los observadores internacionales y por todos los países que así lo deseen pueden ir a verificar acta por acta los resultados de la votación”, argumentó.

 

APOYANDO A EVO

Por su parte y en el marco de la violencia ejercida por sectores opositores, la Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam) de Bolivia, que aglutina a las principales organizaciones sociales del país, anunciaron este martes, en rueda de prensa, una serie de acciones para defender los votos de este domingo en elecciones generales, que permitieron la reelección del presidente Evo Morales.

En efecto, sectores políticos y sociales llaman a la cordura y a una movilización pacífica para este miércoles en rechazo a las actitudes antidemocráticas de la oposición.

Asimismo vale destacar que, hasta ahora, los cómputos del Tribunal Supremo Electoral (TSE) le daban esta tarde un 46,85 % contra el 36,74 % de Carlos Mesa que desconoció el resultado casi con el 100 por ciento de las mesas escrutadas.

La ventaja tan apretada es trece decimales superior al 10 % exigido para que un candidato se imponga en la elección si no obtiene el 50% más uno de los sufragios.