14/05/2018 - 06:37:00 - visitas: 215
Gualeguaychú

GUALEGUAYCHÚ: sobrepoblación carcelaria

La problemática de las cárceles: 450 presos conviven en Gualeguaychú

La Unidad Penal 9, ubicada en El Potrero, ya superó la cantidad de internos que hay en la Unidad Penal 2, que históricamente sirvió como cárcel de máxima seguridad en Entre Ríos. Con la implementación de la Ley de Narcomenudeo vuelve el problema de dónde alojar los presos.

El Servicio Penitenciario de Entre Ríos debe atravesar nuevamente un cuello de botella. Ya pasó por lo mismo en el 2014 con la implementación del actual sistema de enjuiciamiento, que originó una aceleración en las causas judiciales y por consecuencia una mayor cantidad de personas condenadas.

Ahora vuelve a tocarle enfrentar una situación que en principio se presenta adversa por la infraestructura que actualmente se tiene y que irremediablemente deberá remediar para hacer frente a otra oleada de condenados por la nueva Ley de Narcomenudeo.

 No salió como estaba planeado

Cuando la Colonia Penal El Potrero (UP9) abrió sus puertas y recibió a sus primeros cuatro internos en abril del 2014, estaba destinada a otro fin totalmente diferente al actual. Había sido pensada para aquellos reclusos que estaban muy cerca de la libertad y por ello sus medidas de seguridad eran mínimas.

Pero con la instrumentación del actual Código Procesal Penal en la jurisdicción de Gualeguaychú el 5 de febrero de 2013, la cosa cambió. Las causas que antiguamente esperaban hasta dos años en los anaqueles tribunalicios antes de llegar a juicio, fueron reemplazadas por Legajos más ágiles y menos burocráticos, logrando en algunos casos que un procesado fuera condenado en cuestión de semanas.

Esto originó un problema. El número de condenados se incrementó y prácticamente no había lugar de alojamiento. Por ello, el remedio más eficaz que tomó el Ejecutivo Provincial de aquellos años fue modificar el objetivo primario que se tenía para Gualeguaychú.

En un principio se había planificado desconcentrar el viejo edificio de la UP2 ubicado sobre Eva Perón y trasladar su población carcelaria a nuevos módulos de máxima seguridad dentro de la UP9. Pero la realidad volvió a cachetear los planes de las autoridades penitenciarias y gubernamentales hasta llegar a la actualidad, donde ambas cárceles conviven 450 presos en una misma jurisdicción.

La utopía de erradicar la UP2

La Colonia Penal El Potrero alberga a 239 internos, de los cuales 21 pertenecen a la población femenina. La UP9 es la única cárcel mixta de Entre Ríos, y debió afrontar este título para descomprimir a la UP6 de Paraná, que era el único lugar de confinamiento para las mujeres condenadas.

Respecto a la UP2, una de las cárceles más viejas de Entre Ríos, que fue inaugurada el 16 de junio de 1890 y que evidencia en todo su esplendor el húmedo y frío paso del tiempo, alberga a 211 reclusos. Allí conviven presos por causas federales con homicidas y otros por delitos menores, desperdigados en 18 pabellones.

Todo parecer indicar que – ya puesta en práctica la Ley de Narcomenudeo- será imposible en un futuro cercano trasladar la población carcelaria de la UP2 a la UP9 y jubilar definitivamente el obsoleto edificio que abarca dos manzanas en el corazón de Gualeguaychú.

A priori esto parece difícil de aplicar por una cuestión presupuestaria y no por una falta de espacio. Sin embargo, para el flamante Director del Servicio Penitenciario de Entre Ríos, inspector general Marcelo Rubén Sánchez, “no es algo imposible”.

Tres nuevos módulos para la Colonia

El sucesor de José Luis Mondragón, que dejó sus funciones el viernes en manos de Sánchez, dialogó con ElDía y aseguró que “se está trabajando para hacer frente y dar respuesta a la demanda por nuevas plazas”.

El designado para hacerse cargo del Servicio Penitenciario de Entre Ríos mantendrá mañana un encuentro con la ministra de Seguridad de la provincia, Rosario Romero, para delinear y diagramar la situación que se avecina con la llegada de la ley de Narcomenudeo, que promete arrinconar a los “kioscos” de droga y los “dealer” de poca monta.

“Hay unidades penales, como por ejemplo la de Paraná (UP1) que tiene más de 800 presos y la semana que viene van a estar disponible las nuevas plazas. La UP3 de Concordia tiene un pabellón en marcha que está construyendo una empresa privada. En Federal y en Concepción del Uruguay también se está trabajando y para el segundo semestre del año nos abocaremos a Gualeguaychú”, afirmó Marcelo Sánchez.

Desde el Servicio Penitenciario se conoce bien la realidad carcelaria y si bien nunca se va a reconocer la falencia edilicia que hay desde hace años porque ello llevaría a una reprimenda política y hasta una baja en sus funciones, se asegura que la demanda se suplirá a medida que surjan las necesidades por la puesta en marcha de la norma.

“Tenemos todo diagramado”, confió Sánchez a ElDía y aseguró que para la Unidad Penal 9 El Potrero se construirán tres nuevos módulos para 120 internos que servirán para suplir la necesidad de Gualeguaychú. “Es un diseño que viene desde Nación para 40 internos por módulo. Creemos que tres módulos podemos llegar a ubicar en el sector”, informó.

Serán 120 plazas nuevas para futuros presos por nuevas situaciones delictivas o narcomenudeo. Y ante esta novedad surge nuevamente la pregunta: ¿Se puede desconcentrar la UP2? Sánchez opinó: “No es algo imposible, pero todo dependerá de cómo fluctúa el ingreso y egreso de personas detenidas”.

Estos nuevos tres módulos están proyectados para la segunda mitad del año y se construirán con fondos propios del Servicio Penitenciario. Estarán destinados únicamente a la población masculina, porque por el momento no está planificado ampliar las 21 plazas de mujeres.

Fuente: El Dia (Gualeguaychu)

Comentarios de nuestros lectores

Dejanos el tuyo...

Al rellenar este formulario y enviarlo, estás acordando no publicar material abusivo, obsceno, vulgar, de odio, amenazante, orientado sexualmente, o ningún otro que de alguna forma viole leyes vigentes.
Para garantizar estas condiciones, tu comentario será revisado por el webmaster antes de ser publicado.