De cuatro tramos, dos se abandonaron hace tiempo y de los restantes sólo se trabaja en uno

La 'realidad' de la obra pública macrista: la obra de la Autovía 18 pasó de 600 empleados a 10

El secretario general de la UOCRA, Walter Doronzoro, indicó que en 2015 trabajaban cerca de 600 empleados en la obra de la Autovía de la ruta 18. El dato lo obtuvo al hacer memoria de una asamblea gremial de los obreros que trabajaban en todos los tramos realizada en Villaguay. Eran “250 en Cartellone, entre 120 y 150 en Rovella Carranza, 110 en Iecsa y 80, 100 en Panedile, Losi y Pietroboni”, puntualizó, a lo que se añadía los empleados de las subcontratistas que hacían obras complementarias como las alcantarillas. “Ahora deben haber, yo pase el fin de semana, y eran ocho o diez parando el tránsito, pasando General Campos”, dijo el gremialista. “Esta es la cruda realidad”, dijo Doronzoro, según pudo registrar DIARIOJUNIO.

“Vi dos banderilleros y dos máquinas en los obradores de San Salvador que ya lo estaban por levantar o que ven a quedar ahí porque ellos quieren tener previsibilidad laboral y eso no está terminado”, dijo Doronzoro a Radio Ciudadana (FM 89.7). El tramo mencionado es el más avanzando, pero aún quedan tareas por realizar.

“Es lamentable, la realidad indica que los compañeros nuestros van buscando mejores posibilidades de trabajo: muchos se fueron a Buenos Aires, otros hicieron contacto con sus compañeros y se fueron a Santa Fe donde hay mayor demanda de obras viales”, dijo el sindicalista. Otros quedaron con la expectativa de poder trabajar en otro rubro, como instalar un kiosco además de ejercer el cuentapropismo en el rubro.

“La situación comenzó a empeorar con el cambio de gobierno. Nosotros hemos pedido un par de reuniones y hemos marchado a Paraná, a Vialidad Nacional, para que la obra no se paralice. Estábamos de acuerdo con la modalidad de que se controle, se audite, pero los que trabajan son persona, son seres humanos”, indicó.

“El inicio de la construcción fue por allá por 2011. Había cuatro tramos en que se dividía la construcción de la Autovía, el enlace tan anhelado de Paraná a Concordia” dijo. En ese sentido, recordó que en el cuarto tramo, desde San Salvador hasta la Autovía 14, estaban las empresas Panedile, Losi y Pietroboni. En uno de los tramos centrales estaban Iecsa, hasta Villaguay. Desde Villaguay al oeste estaba Rovella Carranza y otra empresa hasta el arroyo Las Tunas y luego, en el primer tramo, la firma Cartellone.

“Ese era el proyecto del corredor bioceánico que une a las autopistas de Córdoba, San Luis y Mendoza. Esa era la finalidad de la interconexión con Uruguay y Brasil”, dijo Doronzoro. “Mendoza construyó su Autovía, Córdoba está terminando sus tramos, están trabajando. Están en el enlace con San Francisco”, dijo.

“La primera empresa que tuvo problemas fue Iecsa”, dijo Doronzoro. Iecsa es la empresa constructora de los Macri. Hace poco se terminó de levantar uno de los dos obradores que quedaban, junto con los serenos. Luego también padeció inconvenientes Rovella Carranza. La obra solo continuó en las dos cabeceras de la Autovía: Cartellone y Panedile-Losi y Pietroboni.

Por otra parte, dijo que no es verdad que la obra debió estar terminada en 2015. “La obra tiene imprevistos. El factor climático incide y es una cuestión acumulativa si tenes movimiento de tierras”, dijo. De la misma forma, a veces se topan con imprevistos que no estaban en los planos. De hecho, sostuvo que mantuvo reuniones con empresarios que les explicaban que debían hacer modificaciones pero no a favor de la empresa  sino que se debía a cuestiones técnicas. De cualquier forma, dijo que desde la Uocra no justifican nada y que los responsables tendrían que haber hecho las auditorías, a las que no se oponen, pero que las obras no se debían paralizar. Doronzoro sostuvo que hay una ‘utilización política’ de las grandes obras.

“La realidad indica que la paralización de la ruta 18 es evidente que lo que pueden publicitar es en las grandes ciudades donde no paralizaron como Córdoba o en la 8 donde tenemos en la zona de Pergamino. Han puesto en la provincia de Buenos Aires mucha plata o en las grandes ciudades como Mendoza”, dijo.

En cambio, en Entre Ríos sino hubiera sido por algunas políticas que desarrolló el gobierno provincial para concretar algunas obras, la caída en la ocupación hubiera sido más fuerte. De hecho, de más de 11.140 trabajadores registrados en la construcción en 2015 pasaron a 7.600 en la actualidad.

El último párrafo fue para los empresarios, al escuchar las declaraciones del presidente de la Cámara de la Construcción, Julio Crivelli, quien pidió al Gobierno poder “despedir sin causa a empleados en todas las industrias y comercios”. “Mira en el siglo que estamos y tenemos empresarios, que los conozco de toda la vida, que son profesionales, que trabajan en las universidades, que son exitosos y que tenes que andar discutiendo para que les respeten la dignidad a los trabajadores. Tenes que andar discutiendo para que no les pongan 40 horas en el recibo, para que les dé un baño químico. ¿Sabes lo que son ellos? Muchos empresarios son inescrupulosos. Los único que les interesa es la rentabilidad”, dijo Doronzoro.