Por sus consecuencias negativas en la salud

Con una ordenanza buscan prohibir el trigo transgénico HB4 en Gualeguaychú

La semilla de trigo HB4, modificada genéticamente, necesita para un mayor rinde el uso del herbicida glufosinato de amonio, diez veces más tóxico que el glifosato. En una de las sesiones conjuntas del Concejo Deliberante, y ante representantes de todas las bancadas, disertaron sobre el tema Jorge Rulli, Guillermo Folguera y Rubén "Kika" Kneeteman

Está comprobado científicamente que los agrotóxicos utilizados en los cultivos de semillas transgénicas afectan la salud humana y las consecuencias son graves: perdida de embarazos, malformaciones genéticas, diferentes tipos de cáncer y afecciones respiratorias severas.

Desde el comienzo de la gestión encabezada por el intendente Martín Piaggio, Gualeguaychú ha trabajado fuertemente en una política de Estado respecto al ambiente. Un eje político denominado “Compromiso Ambiental”, desde donde se generan diversas herramientas para proteger el agua, el aire y la tierra de la contaminación que, todos los días, enferma al planeta, la salud animal (humanos y no humanos) y vegetal.

En ese marco, se desarrolla el Plan de Alimentación Sana Segura y Soberana (PASSS). Y, también desde ese compromiso, se logró avanzar en, por ejemplo, la ordenanza de prohibición del uso, transporte y comercialización del Glifosato en todo el ejido de Gualeguaychú.

Pero esta lucha es larga y todos los días aparecen nuevos desafíos. En octubre del 2020 se aprobó el uso de la harina de trigo transgénico HB4 en nuestro país. La semilla, en tanto, fue aprobada el 12 de mayo de este año, a través de la Resolución 27/2022 del Ministerio de Agricultura.

Lo grave de todo esto es que la semilla de trigo HB4, modificada genéticamente, necesita para un mayor rinde el uso del herbicida glufosinato de amonio, diez veces más toxico que el glifosato.

En este marco, el trabajo conjunto entre la dirección de Ambiente de la Municipalidad, el PASSS y las concejalas Selva Chesini y Susana Villamonte dio como resultado el proyecto de ordenanza que prohíbe el cultivo del trigo HB4 y el uso de glufosinato de amonio en Gualeguaychú.

Como parte de un proceso responsable, desde la Comisión de Conjuntas se comenzó a citar a expertos, referentes del sector académico y científico de nuestro país para que expongan sobre los aspectos más relevantes de la temática, informó Radio Máxima.

Es por ello que el pasado martes se contó con el testimonio -a través de videoconferencia- de Jorge Rulli, experto en desarrollo sustentable y fundador del Grupo de Reflexión Rural que inició en Argentina la lucha contra los transgénicos y los agrotóxicos.

Además, de manera presencial disertó Guillermo Folguera, doctor en Ciencias Biológicas de la UBA, filósofo e investigador del Conicet. Quien estuvo acompañado por Camila Ronconi, del equipo directivo de la dirección de Ambiente, y Rubén "Kika" Kneeteman, responsable del PASSS en Gualeguaychú.

Tanto Rulli como Folguera bridaron a integrantes de los tres bloques legislativos información científica, certera y clara acerca de este tipo de semilla y del glufosinato de amonio.

Este proceso continuará con otras citaciones a actores de relevancia y trayectoria en el tema, para poder contar con la mayor cantidad de herramientas posibles al momento de tratar el proyecto impulsado por el oficialismo.

“La lucha ambiental no sólo es uno de los ejes distintivos de la gestión de gobierno encabezada por el intendente Esteban Martín Piaggio, sino que es un imperativo para quienes de verdad tenemos el convencimiento de que es la única manera de cuidar el presente y, sobre todo, el futuro del planeta, que es la casa de toda la humanidad”, expresaron desde el bloque PJ-Creer