Tessani aseguró que un médico revisó a los abuelos y 'no verificó maltrato'

Desde inspección general desmienten el mal estado del geriátrico y aseguran que las fotos 'son de un sector no habilitado'

Tras las denuncia realizada el viernes en el Ministerio Público Fiscal por parte de una ex empleada de la residencia geriátrica Los Nonos, ubicada en Villa Zorraquin, y en la que se hizo referencia a la falta de higiene, malos tratos y abandono de persona entre otros crudos relatos que acompañaron con fotos ilustrativas, el jefe de Inspección General de la Municipalidad de Concordia, Marcelo Tessani, desmintió en DIARIOJUNIO las versiones de la ex trabajadora y aseguró que las imágenes presentadas en la justicia son reales, pero corresponden a un área de geriátrico que está inhabilitada y en desuso desde hace mucho tiempo. "Nosotros corroboramos que el lugar estaba bien y los abuelos también. Fuimos con una persona de Sanidad para controlar el estado de los residentes y no se verificó nada de lo que afirma la señora", aclaró Tessani

La denuncia fue radicada este viernes en los Tribunales de Concordia y la investigación quedó a cargo del fiscal, Francisco Azcue, quien citó para este lunes a los propietarios del predio, Pablo Suárez y Natalia Alcara. Según registró DIARIOJUNIO, el reclamo fue formalizado por una ex trabajadora del geriátrico, Claudia Noemí Ruíz Díaz, quién - además del crudo relato sobre lo que ocurriría en el interior de la institución - afirmó que los dueños tampoco cumplen con los contratos salariales del personal. "Hubo veces que yo tuve que comprar con mi dinero para darles de comer porque sino los abuelos no comían. Pasan hambre, frío y no los atienden bien", contó la mujer ante la Justicia. "El geriátrico es un lugar para personas mayores pero también tienen alojados a 3 chicos con síndrome de Down. A uno de ellos, PABLO (Suarez) Y Natalia (Alcaraz) lo adoptaron. Pablo lo golpea mucho; una compañera de nombre Alejandra vio cómo le pegaba pero no se quiso meter por miedo", agregó. En ese contexto, la mujer presentó fotos que darían cuenta del pésimo estado del lugar y aclaró que tienen testigos de su relato.

Ante esta situación, DIARIOJUNIO se comunicó con el responsable del área de inspección general de la Municipalidad de Concordia, Marcelo Tessani, para escuchar su versión de lo que vio cuando ingresó al predio. "Apenas me enteré de la denuncia fuimos el sábado a inspeccionar el lugar. Nosotros ya habíamos clausurado antes la institución porque estaba en muy malas condiciones, pero desde la última vez mejoraron un montón y es lo que corroboramos ahora", sostuvo.

Sobre las duras imágenes presentadas en el expediente, Tessani aseguró que 'son reales pero corresponden a una parte del edificio que no es utilizada por los abuelos". Y amplío: "Ese lugar está en la parte del atrás del geriátrico y está inhabilitada. Nunca tuvieron abuelos ahí porque está realmente en muy mal estado, pero sabemos que los residentes no van a ese lado", añadió.

En cuanto a la salud de los ancianos, el funcionario aclaró que si bien a ellos les compete el área edilicia, en cada inspección van con una persona de Sanidad que no verificó nada de lo que se denunció. "Fuimos con Emilio Arriondo de la Asistencia Médica quien se encargó de hacer los controles sanitarios de los residentes, ver las dietas, salud, alimentación, etc y él nos dijo que estaban bien. No obstante, estoy esperando un informe final de todas las áreas", adelantó. "Lo que constatamos el sábado es que el lugar está apto para permanecer abierto y los abuelos en buen estado".

Respecto a las clausuras previas, los motivos y el por qué vuelven a habilitarlo, Tessani explicó que en el caso particular de Los Nonos fue por una cuestión edilicia, de mal estado en relación a pintura y otras cuestiones de higiene. "Pero cuando eso pasa nosotros nos comunicamos con los familiares, les explicamos la situación y muchas veces te dicen que no pueden sacarlo, que no hay donde trasladarlos o no tienen los medios para pagar otras residencias. Entonces, en los casos que no está en juego la salud o el maltrato, los vamos aguantando mientras los dueños ponen las cosas en reglas", resumió.

Para reforzar su versión, el jefe de inspección general instó a los medios de comunicación a que vayan a ver ese y otros lugares y comentó que el sábado había familiares de los abuelos. "Nosotros hablamos con las familias de los residentes y con ellos mismos y nos dijeron que estaban bien y conformes", recordó. En el mismo contexto, aclaró que había escuchado a una denunciante decir que ellos llamaban al dueño para avisar que íban "y eso es imposible", subrayó. "Nosotros armamos unas horas antes la inspección y si todo lo que se dice fuera real no podrían tampoco curar a los abuelos, pintar, acomodar, limpiar todo el geriátrico, etc, en tan poco tiempo. Es imposible", ratificó. "Por eso no lo clausuramos, porque las condiciones que se exigen para trabajar estaban aptas para seguir abierto", concluyó.