¿ FALLO POLITICO QUE INTENTA AHONDAR LA GRIETA ?

En fallo dividido la ¿justicia? le siguió dando licencia a Schmid para difamar y repitió conducta

En un fallo dividido (2 a 1) la Sala 1 Civil y Comercial de Concordia resolvió desestimar Recurso de apelación en la causa por Daños y Perjuicios iniciada por el director de la Radio Pública de Concordia, Claudio Gastaldi, contra Guillermo Schmid. De este modo los Vocales de la mayoría, Justo José de Urquiza y Flavia Pasqualini confirmaron el fallo del juez Gabriel Belen. De los 3 Vocales el que votó a favor del pedido de Gastaldi fue Gregorio Miguel Martínez. Casualmente Martínez es el único de los 3 jueces que ejerce la titularidad en esa Cámara, los otros dos, o sea, los que favorecieron a Schmid, son suplentes. Urquiza es suplente desde hace más de 10 años ¿..?. A diferencia de los otros jueces que no se dieron por enterados de tal cosa, Martínez destaca en su fallo “Sabido es que vivimos una era de impunidad absoluta en las redes sociales con difamaciones a doquier”, menciona el truco para hacer desaparecer de la red esas difamaciones y en esa inteligencia, el Vocal afirma, lo que las persona del común creen saber, esto es, que para confirmar si algo es cierto o falso están los escribanos, en rigor, el lugar al que Gastaldi recurrió para que queden pruebas de lo que había dicho Schmid y que luego borró e hizo desaparecer. Dijo Martínez “Considero al acta notarial como la prueba nuclear y base estructural del complejo de indicios que seleccionaré en pos del acogimiento del reclamo reparatorio que interesó Gastaldi”. Contrariamente a esto, el juez Belen puso en dudas “que la publicación atribuida haya existido, que el accionado haya subido algo por el estilo al muro del grupo ASEC”, o sea a criterio de Belen, Gastaldi  pudo haber inventado todo y Schmid nunca dijo lo que dijo porque según Belen, la certificación notarial es insuficiente. Lo que ocurrió en este juicio en cuanto a la despreocupación por saber más en la búsqueda de justicia real fue tan grosero que alienta a sospechar si no se trata de un fallo político. Martínez dice en su fallo que esa misma Cámara en un juicio similar falló a favor de alguien que, como Gastaldi, fue a un escribano a certificar. Es tan grosero que, la Sala se contradice a si misma. Lo que sigue es alguna data que quizá le sirva al lector para comprender mejor lo que aquí se debate.

Flavia Pasqualini, Guillermo Schmid y Gabriel Belen

LICENCIA JUDICIAL PARA SEGUIR DIFAMANDO

Apenas conocido el fallo de Cámara, Schmid y el grupo de odiadores compulsivos de ASEC, salieron con desenfreno a festejarlo. El primero en hacerlo fue el propio Schmid. Algo así como decirle a los jueces que le siguen creyendo, que no es administrador, ni conduce esa cloaca, pero sigue escribiendo y lo que es peor, importándole tres pepinos que la ¿justicia? lo sepa.

Schmid en su posteo afirma: que Gastaldi lo llevó a la justicia para “acallarlo” pero la justicia “falló a mi favor”. Como se acostumbró a proferir mentiras y a no hacerse cargo y a que sus seguidores ni siquiera se lo recriminen, escribe en mayúsculas que la sentencia reciente “es definitiva”. Lo  que no hace falta aclarar que es falso. Cualquiera, menos sus adláteres sabe eso, pero él igual lo afirma.

En el mismo posteo acusa a la radio de “pasquín militante con brutal sesgo comunista”. O sea repite todo lo que había borrado para no tener que responder con pruebas ante la justicia y que esta se lo permitió. Lo sigue haciendo. Así de normal es todo.

 

MERCENARIO, SCHMID Y SUS VINCULOS POLÍTICOS

Los que acompañan a Schmid en sus posteos de ASEC, acusan a Gastaldi de mercenario entre otras lindezas. La Real Academia define así el término: “Dicho de un soldado o de una tropa: Que por estipendio sirve en la guerra a un poder extranjero”. E inmediatamente mezclan y arman una ensalada indigerible para personas normales y con alguna información veraz. Sobresale el odio y el resentimiento a lo distinto, de manual.

Son tan desopilantes los comentaristas, que acusan a Gastaldi de difamador, no a Schmid que fue llevado a los estrados judiciales para que, en vez de vociferar, demuestre (lo que no pudo hacer) que Gastaldi es lo que él afirmaba. Se hizo el sota. En jerga barrial se los llama cobardes Y esta gente defiende a un cobarde y bocón que difama. La Radio Pública a la que esta gente ataca, difundirá los audios del juicio cuando el juez Belen le pregunta a Schmid lo que afirmaba de Gastaldi (que es parecido a lo que salió a decir después del fallo que lo exculpa).

La respuesta invariable de Schmid era “DESCONOZCO”. Esa es la catadura moral.

Despreocupados por escribir algo con algún conocimiento y data fidedigna los comentaristas de ASEC, afirman que Gastaldi estuvo en el MID, en la UCRI, en el PI y que ahora se vendió “con los delincuentes del peronismo” tiran al boleo como cuando dicen que el periodista “siempre estuvo prendido de la teta del Estado”, ni les interesa saber que el Director de Radio Ciudadana  nunca tuvo cargo público, salvo cuando Gustavo Bordet  le ofreció crear y dirigir la Radio Pública  hace ya  5 años.

La pregunta cae de madura. ¿ para qué ir a Tribunales en busca de justicia ?.

EL TUFILLO POLÍTICO DE ESTE FALLO

Empecemos diciendo que Schmid y NO Gastaldi fue/es militante peronista. Schmid militó junto a Jorge Busti (el exgobernador e intendente que persiguió a Gastaldi como periodista haciéndolo echar de la radio y la TV en la que trabajaba), https://www.diariojunio.com.ar/schmid-un-seudo-antipolitico-que-supo-militar-a-favor-de-lo-peor-de-la-vieja-politica.

Casualmente o no, lo dirá Ud. el abogado de Schmid, es un bustista de la primer hora y quizá también de pura casualidad, Oscar Bacigalupe, de él se trata, está implicado en el escándalo del hotel Ayuí, junto a Mazurier y toda esa mafia que desguazó e hizo añicos el mejor hotel de la ciudad. Casualmente también un tema que el periodista Gastaldi abordó en innumerables oportunidades, dando cuenta de los negociados.

Flavia Pasqualini, la Vocal suplente de la Cámara que acaba de fallar a favor de Schmid, militó en las huestes de Augusto Alasino ¿lo tiene?, integró las listas de candidatos y luego fue a parar a la justicia ¿Qué tal ?. Gabriel Belen el juez de primera instancia que falló a favor de Schmid también llegó a la justicia de la mano del cuñado de Alasino. En fin, todo bien pejotista y, en un punto, sospechoso. Es tanta la relación de los protagonistas de este fallo en contra de Gastaldi que da para sospechar, cuando menos.